Wikia

Warcraft Wiki

Elfo Nocturno

Discusión0
3.613páginas en el wiki

Para la facción elegible de la Alianza véase: Elfo de la noche (jugable)


Elfos Nocturnos, los Hijos de las Estrellas

Nightelves-small
Afiliación Alianza, The Sentinels, Las Vigilantes
Clases Druida, Hunter, Priest, Rogue, Warrior, Death knight, Demon Hunter, Warden, Scout, Ranger, Beastmaster, Archidruida, Sentinel, Mago
Capitales raciales Darnassus (También Nighthaven y Zin-Azshari)
Líderes Raciales Elune (Maxima Diosa), Sacerdotisa Tyrande Whisperwind (Jefa de Las Centinelas y coo-lider de la alianza), Archidruida Malfurion Stormrage (Mano derecha y actual líder de los druidas),
Archidruida Fandral Staghelm (Antigua co-lider de los elfos nocturno y líder de los druidas), Maiev Shadowsong (Lider de Las vigillantes)
Montura Sable de la noche,Hipogrifo
Planeta Azeroth
Lenguajes Darnassiano (Común),Thalassiano
Altura 2,50-3,00 m (Elfos)
2,15-2,75 m (Elfas)

Los Elfos Nocturnos (lore), Kaldorei ("Hijos de las estrellas" en su lengua nativa, el Darnassiano) o Elfos de la Noche (WoW), tienen una historia larga y fascinante. Nativos del continente de Kalimdor, han sufrido un largo periodo de recogimiento y exclusión de la vida pública desde el final de la Tercera Guerra donde se convirtieron en miembros de la Alianza.

IntroducciónEditar sección

Los Kaldorei son una antigua y elusiva raza nacida en el despertar del mundo. Su ancestral herencia les ha forjado en una devota raza de guerreros, cazadores y arqueros, con gran reverencia por la naturaleza y las animistas y místicas fuerzas que la controlan. Los Kaldorei son prácticos pero supersticioso, y a menudo, paradigmáticos. Poseen un profundo sentimiento de pertenencia hacia la tierra y los bosques, y una pasión espiritual que los lleva a desear y buscar la soledad.

Intro de los Elfos de Noche (Antiguo)-World of Warcraft01:41

Intro de los Elfos de Noche (Antiguo)-World of Warcraft

Desde el tiempo antes del tiempo, los Kaldorei fueron inmortales, eternamente jóvenes, poseedores de una afinidad natural con la magia, en especial la secta conocida como los Quel'dorei. Se cree que sus orígenes provienen de una pequeña tribu de hábitos nocturnos que se estableció, en los inicios del mundo, en las cercanías del lago místico que posteriormente se conoció como el Pozo de la Eternidad. Por siglos, los Kaldorei usaron la magia para modificar y manipular su entorno, hasta el punto de lograr levantar un gran imperio en Kalimdor, el continente primigenio, desplazando a las otras razas menos dotadas y derrotando a los dos grandes Imperios Gemelos de los Trolls, llegando a crear una cultura tan vasta y esplendorosa como nunca se ha visto sobre la faz del mundo. El uso indebido, sin embargo, de los poderes otorgados por el Pozo, fue la causa de la Legión Ardiente invadiese Azeroth, desatando una terrible y devastadora guerra que culminaría con la destrucción del Pozo y el Gran Cataclismo que dividió al mundo. La guerra cambió la cara de Azeroth para siempre, creando nuevos continentes y sumergiendo la mayor parte de Kalimdor bajo las aguas, a su vez que se formaba ese vasto vortex de energía en el centro del océano, conocido como El Maelstrom.

En general, los elfos nocturnos son un pueblo honorable y compasivo, aunque su antigüedad y conocimiento ha hecho que sean desconfiados y orgullosos. No se fían fácilmente de otras razas ajenas a la suya, principalmente, porque su alta longevidad les permite valorar en mejor medida los errores del pasado, una ventaja con la que no cuentan otras razas más jóvenes y de menor expectativa de vida. Muchos de los elfos nocturnos consideran su deber asegurarse el balance y el bienestar del mundo. Por este sentimiento de superioridad y responsabilidad, muchos de los pueblos de otras razas desconfían de los elfos nocturnos, en parte también por estar estos envueltos en un halo de misticismo y sombras.

HistoriaEditar sección

ArtNightElfHunter

Una elfa nocturna cazadora

Una vez, hace siglos, los Kaldorei construyeron un gran Imperio en Kalimdor. Sus imponentes ciudades se levantaban a todo lo largo y ancho del antiguo continente, y la belleza y majestuosidad de su capital Zin-Aszhari, sobrepasaba a la de cualquiera de las actuales ciudades que pueblan el mundo de Azeroth. Nombres legendarios surgen de esta época: Zin-Aszhari, Eldre'thalas, Suramar, se pierden entre los recintos del tiempo, envueltas en un aire de gloria y misterio más allá del conocimiento de las razas mortales.

Con los acontecimientos de la Guerra de los Ancestros y el posterior Cataclismo, muchas de estas ciudades fueron destruidas y sumergidas en el fondo de los mares. Esparcidos por el nuevo territorio del destruido Kalimdor, los Elfos Nocturnos se asentaron mayoritariamente en el Bosque de Ashenvale, a la sombra del gigantesco Árbol del Mundo, Nordrassil, en la cima de la montaña sagrada Hyjal, siendo a la vez protectores del Árbol y receptores de la inmortalidad que este les otorgaba. Con los eventos de la Tercera Guerra y la reaparición de la Legión Ardiente, los Kaldorei perdieron muchos de sus territorios, que ahora tratan de recuperar. Grandes territorios, como Feralas y gran parte de Barrens, se perdieron para siempre con el Cataclismo, y lugares como Felwood y Aszhara, contaminados por el paso de la Legión, se corrompieron, tal
Elfo druida

Elfo Druida

vez para siempre. El siempre amado bosque de Ashenvale se convirtió en una zona en constante refriega, principalmente con los remanentes de la Legión que aún se hayan en la zona, y con la creciente presencia de la Horda en el sureño Warsong Gulch.

Quemadas las raíces del Árbol del Mundo con la destrucción de Archimonde, y perdida su inmortalidad, los Elfos Nocturnos se retiraron hacia la isla-continente de Teldrassil, en la tempestuosa costa norte de Kalimdor. Allí, instigados por el nuevo Archidruida Fandral Staghelm, los druidas sembraron un nuevo Árbol del Mundo, que creció rápida y venturosamente bajo su cuidado. En medio de sus fuertes y enormes ramas, fue fundada la ciudad de Darnassus. En ella se halla el Gran Templo de la Luna, consagrado a la diosa Elune, donde se destacan los preciosos y cuidados Jardines del Templo, obra maestra que combina las artes druídicas con la presencia y la gracia de la Diosa sobre la tierra. Refugio de los "Niños de las Estrellas" y de sus aliados, los Guardianes de los Bosques y las Dríades, la enorme columna de Teldrassil se eleva rasgando el cielo, mientras su monumental sombra produce una perenne noche que potencia al doble las habilidades de sus habitantes. "La Corona de la Tierra", sin embargo, no está exento de problemas. Corrompido por haber sido erigido sin la bendición de la naturaleza, sus oscuras raíces albergan enloquecidas tribus de Furbolgs, tribus de Harpías sedientas de sangre y diabólicos sátiros buscando venganza sobre los Kaldorei.

También, mantienen una fuerte presencia en las regiones de Winterspring y Moonglade, donde se halla la villa de Nighthaven, y donde el Círculo de Cenarius tiene su sede principal, bajo la guía de Remulos, Guardián del Bosque y heredero de Cenarius. En Nighthaven, también, se celebra cada año el Año Nuevo Lunar, festividad en la cual se celebra a la Diosa Elune. Allí también se encuentra el Tálamo de Malfurion, donde reposa el cuerpo inerte de Malfurion Stormrage, el gran Archidruida, mientras su espíritu perdido en el Sueño Esmeralda encuentra la forma de volver a casa.

En Ashenvale, se encuentra la aldea de Astranaar, sufrido pueblo localizado en medio del conflicto entre la Horda y la Alianza, por lo cual no es raro ver constantes incursiones de la Horda en la zona, provenientes de las bases orcas y trolls de Zoran Stram y Splintertree Post. El pueblo se encuentra localizado en una isleta delimitada por ríos, conectada por puentes con el resto de la región, los cuales actúan como un "cuello de botella" en la mayoría de las batallas.

CulturaEditar sección

FeEditar sección

El culto a EluneEditar sección

De todas las razas de Azeroth, los Elfos Nocturnos cuentan con una de las religiones más elaboradas. A pesar de ser una raza muy antigua, su fe y creencias han permanecido casi inalteradas desde tiempos inmemoriales. La fe de los Elfos Nocturnos se asienta principalmente en la creencia en la diosa Elune, entidad cósmica que claramente ha sido identificada como la única deidad inmortal en el mundo de Azeroth. Los elfos nocturnos identifican a Elune con la Dama Blanca, la mayor de las dos Lunas de Azeroth. El origen del mito, evidentemente, tiene que ver con las costumbres nocturnas que caracterizan a la raza desde sus inicios arcaicos.

La aparición de Elune como deidad para los Kaldorei data de hace aproximadamente 14 mil años, mucho antes de la aparición de Aszhara o los Bien Nacidos, aunque algunos consideran el mito aún mucho más antiguo, remontándose al periodo anterior a la concepción de los Kaldorei como raza.

Su culto se extendió por todo el imperio Kaldorei en su formación temprana, y su principal templo se encontraba en Zin-Aszhari, hasta que sus devotas, las Hermanas de Elune, movieron el culto a la gran ciudad de Suramar. Luego de la caída de Suramar, la fe en Elune fue el último refugio de miles de damnificados por la Guerra de los Ancestros. Su culto y fe se ha mantenido inalterado a través de los milenios. Actualmente, el nuevo Templo de la Luna se haya en Darnassus, la nueva capital de los Kaldorei.

En la teogonía de los Elfos Nocturnos, Elune es su madre y creadora, y ellos la visualizan con la forma de una fémina elfa de extremada belleza, de piel de alabastro, cabello pálido, vestida de graciosos bordados y con un aura plateada sobre su cabeza. Dos orbes de pura luz lunar son sus ojos y siempre se le observa sonriendo hacia sus adoradores. Esto también justificaría la similitud física entre los Kaldorei y los Hijos de Cenarius (mitad ciervos, mitad elfos nocturnos), al ser Elune la madre del principal semidiós, Cenarius. No es común, sin embargo, que la diosa se materialice en forma física sobre el mundo (no se registra a Elune participando directamente en la Guerra de los Ancestros), sino que más bien, ella es abstracta y espiritual, Luz en la Oscuridad, Esperanza en la Desesperación.

La religión de los elfos nocturnos no es esencialmente monoteísta, pues en muchas ocasiones, los elfos nocturnos se refieren a otros dioses (no semidioses) ayudando a Elune a forjar el mundo. Se sobreentiende, entonces, que los elfos reconocen la existencia de una multiplicidad de dioses, de la cual Elune es la más importante por ser ella su creadora directa. Esta hipótesis es sostenida por la reverencia mostrada por los druidas hacia los semidioses, aunque ellos también reconocen la superioridad y benevolencia de Elune para con todos los seres vivos.

Se concluye que la veneración a Elune, entre los Kaldorei, es más parecida a un culto místico hacia una deidad escogida que a una religión monoteísta, similar a lo que ocurre en las religiones del Antiguo Egipto o Grecia. Esta creencia también sostiene la posibilidad de la intervención divina de la diosa en ayuda de sus protegidos, de la cual los Kaldorei cuentan con cientos de eventos.

Altas Sacerdotisas de EluneEditar sección

Las osadas líderes del ejército de Centinelas, las Sacerdotisas de Elune, son el epítome del poder y la gracia de su ancestral diosa de la Luna, Elune. Las Sacerdotisas, equipadas con plateadas y brillantes armaduras, montan sus temibles tigres Frostsaber de Winterspring en batalla. Las Sacerdotisas son responsables tanto de salvaguardar las tierras de los elfos nocturnos como guiar espiritualmente a sus congéneres en la ancestral batalla contra la maldad.

Los Ancestros Editar sección

Otra de las bases de la religión de los Kaldorei es la veneración a los Ancestros. Los Ancestros no son considerados dioses, sino semidioses, y el poder y culto hacia cada uno es distinto. Los Ancestros no son objeto de adoración, sino de veneración, es decir, son considerados amigos y aliados de los elfos nocturnos, pero no llegan al sitial que ocupa Elune como centro de sus vidas.

A grandes rasgos, los elfos nocturnos creen que todas las razas, pensantes y no pensantes, de Azeroth, tienen un Ancestro primigenio. Así, surgen poderosos Ancestros Mayores como Malorne El Gran Ciervo Blanco, o Agamaggan El Jabalí Espinado. Estos Ancestros son en realidad seres míticos y muy antiguos, cuyos espíritus han decidido tomar la forma de las criaturas a las que protegen y aman. Es así también como los mismos espíritus de los Kaldorei pueden, eventualmente, convertirse en Ancestros. Los Kaldorei creen que sus Ancestros son espíritus que rondan los bosques y los protegen, y que eventualmente, estos espíritus (o wisp), pueden decidir tomar la forma de otras seres, similares a árboles, que también se conocen como Ancestros. Dependiendo de lo que hayan sido en vida, así será también la especificación del Ancestro. Por ejemplo, un elfo que haya sido un gran erudito en vida, puede tomar la forma de un Ancestro del Conocimiento, mientras que un gran guerrero puede ser un Ancestro de la Guerra o un Ancestro Protector.

De todos los Ancestros, el más respetado y venerado es Cenarius, maestro de todos los druidas, hijo de Elune y de Malorne.

Los SemidiosesEditar sección

El druidismoEditar sección

"Nosotros somos los preservadores del equilibrio, ahora y para siempre, mientras Malfurion yace en el Sueño. Nunca lo olvides."

-Kal de Dolanaar

Los druidas son los guardianes del mundo, seguidores del semidios Cenarius, el cual les ha otorgado la habilidad de interactuar con la naturaleza y que esta obedezca a sus mandatos.

Aunque Cenarius enseñó primeramente el arte del druidismo a los tauren, estos lo olvidaron con el paso de los siglos, de modo que la estafeta de este arte pasó a los Kaldorei, siendo Malfurion Stormrage el primer druida.


Malfurion guió a los Kaldorei en los siglos posteriores a la Guerra de los Ancestros, enseñándoles el arte del druidismo. Con la creación del Árbol del Mundo Nordrassil, los druidas quedaron definitivamente ligados en un vínculo espiritual a Ysera, la Dragona Verde, protectora del Sueño Esmeralda, del cual los druidas aprendieron a entrar y salir periodicamente para cuidar del balance natural y reponer sus energías. El Círculo de Cenarius fue creado como centro de la actividad de todos los druidas, basado en el sagrado Moonglade, donde residía el semidios.

Dormidos en sus tálamos por miles de años, los druidas fueron despertados nuevamente para combatir a la Legión Ardiente durante la Tercera Guerra. Vencido Archimonde, los druidas eligieron permanecer en el mundo físico para ayudar a sanarlo de la terrible corrupción de la Legión.

Entre los Kaldorei, los elfos nocturnos que poseen ojos dorados tienen una afinidad natural por el druidismo. Antes de Cenarius, la presencia de orbes dorados era considerada signo de grandeza entre los suyos, de allí que individuos como Illidan Stormrage y la Reina Aszhara poseyeran tales dones. Al concluir la guerra y con mayor cantidad de elfos incorporándose en las filas de los druidas, los orbes dorados se volvieron más frecuentes.

Los druidas son, a la vez, guerreros y sacerdotes. Tienen la capacidad de sanar las heridas e invocar a las fuerzas de la naturaleza y a los animales en su ayuda. La mayoría de los druidas siguen a un tótem, generalmente basado en un animal que representa a un Ancestro. Es así como hay Druidas de la Zarpa (seguidores de Aviana, cuyo tótem es el cuervo), Druidas de la Garra (seguidores de Ursol y Ursoc, cuyo tótem es el oso), Druidas de las Astas (seguidores de Malorne, cuyo tótem es el ciervo) y Druidas de lo Salvaje (seguidores de la Madre Tierra). Sus tótems dan al druida la capacidad de metamorfosearse en diferentes criaturas con distintas habilidades: nightsabers, osos, cuervos, ciervos, Moonkins, focas, treants, etc. Esta capacidad de transformarse en animales puede ser un arma de doble filo: la libertad que se siente al estar en forma de bestia es tal, que muchos druidas pueden olvidarse que son elfos nocturnos y abandonarse a la sensación de libertad plena que les permite su forma de bestia.


Organización de los druidas Editar sección

Los druidas se hayan sometidos a la autoridad del Círculo de Cenarius, que actualmente se encuentra regido por Rémulos, Hijo de Cenarius, y Fandral Staghelm, Gran Archidruida. Ambos individuos no tienen muy buenas relaciones entre sí, debido a diferencias de criterio en cuanto a la acción que los druidas deben tener sobre el mundo. El tercer miembro importante del Círculo es el archidruida tauren Hammul Runetotem.

El Círculo de Cenarius ha tenido participaciones decisivas a lo largo de la historia de los Elfos Nocturnos. La más importante, sin embargo, posterior a la Guerra de los Ancestros, fue su decisiva intervención en la Guerra de las Arenas Movedizas, cuando bajo las órdenes de Fandral Staghelm y con ayuda de los grandes dragones, los Kaldorei lograron contener y rechazar la amenaza de los Qiraji y los Silithid, pérfidos insectoides al servicio del dios antiguo C'thun, que hará unos mil años se lanzaron a arrasar la tierra.

Enclaves del Círculo pueden encontrarse en Darnassus, Ashenvale, Moonglade, Maraudon, Silithus, Feralas (Dire Maul), Desolace y Outland.

Luego de los eventos de el gran cataclismo. El regreso de Malfurion Stormrage y Cenarius fueron bastantemente primordiales para la organizacion batalla contra Ragnaros entre otros enemigos de la expansión. Tomando asi el liderato de la organización druidica.

NombresEditar sección

Los nombres de los elfos nocturnos siempre tienen un significado especial. El primer nombre deriva de una palabra élfica más el nombre de un héroe famoso con el cual se tenga una totémica o ancestral conexión. Los apellidos son indicativos de la línea familiar y a menudo su origen data de milenios atrás.

  • Nombres masculinos: Ilthilior, Mellitharn, Khardona, Andissiel, Mardant, Tanavar, terk, serk, esder.
  • Nombres femeninos: Keina, Deliantha, Meridia, Freja, Alannaria, Nevarial, Sira.
  • Nombres familiares: Moonblade, Glaivestorm, Proudstrider, Oakwalker, Nightwing, Staghorn, Shadowsong, Stormrage, junglesoul.

Tipo de GobiernoEditar sección

Los Elfos Nocturnos se hayan regidos por tres entidades con igualdad de poderes:

1 - Las Hermanas de Elune (sacerdotisas). 2 - El Círculo de Cenarius (druidas). 3 - Las Centinelas (guerreras, arqueras y cazadoras).


Tyrande Whisperwind, sin embargo, es reconocida como la cabeza visible y máxima autoridad entre los Elfos Nocturnos, por su condición de Alta Sacerdotisa de Elune. Actualmente, hay una evidente y abierta lucha de poder entre Tyrande y Fandral Staghelm, debida, en parte, al difícil carácter del Archidruida y a su tendencia a tomar decisiones unilaterales, con constantes cuestionamientos a las acciones de la Sacerdotisa.

El Arte de la Guerra: El Poder de las CentinelasEditar sección

Ante todo, los elfos nocturnos han abandonado por completo el uso de la caótica y oscura magia arcana, salvo un reducido grupúsculo que aún utiliza la magia demoniaca para, irónicamente, combatir a los demonios. Este grupo se conoce como los Cazadores de Demonios.

Piedra, fauna, raíces, flora y todas las fuerzas de la naturaleza son las armas de los elfos nocturnos. Los druidas han aprendido el arte de transformarse en animales, detener a sus enemigos usando raícer o volver su piel tan dura como la piedra. Los guerreros, no obstante, no deben tomarse a la ligera. En una sociedad fuertemente matriarcal, El Ejército de Centinelas es una de las fuerzas más formidables del planeta. Adiestradas por diez mil años de soledad y paciente espera, las Centinelas son una clase de guerreras de élite que incluye entre sus filas arqueras, cazadoras, guerreras y sacerdotisas consagradas a Elune. Los elfos nocturnos están considerados entre los adversarios más fieros del mundo, al combinar su destreza innata del uso del arco, la magia druídica y la habilidad para fundirse con las sombras durante la noche. En lugar de espadas, prefieren usar sus poderosas warglaives (espadas giratorias de tres puntas), que manejan con gran eficiencia y las vuelve letales. Montadas en sus nightsabers, hipogrifos y apoyadas por sus aliados los Hijos de Cenarius y las poderosas quimeras y gigantes de la montaña, las Centinelas forman uno de los ejércitos más versátiles y temibles del mundo de Azeroth.

AparienciaEditar sección

A diferencia de sus primos los Altos Elfos, los Elfos Nocturnos tienen un físico imponente en estatura. Los varones rondan un promedio alrededor de los 2 metros 20 centímetros y un peso de unos 90 a 110 kg, mientras las féminas se acercan a los 2 metros con un peso entre 85 y 90. Los varones son musculosos, de aspecto atlético, con pecho y hombros amplios, indicativos de la fuerza que reside en sus músculos y en sus mentes. La belleza de las féminas es legendaria: cinturas de avispa, cuerpos curvilíneos de ensoñación mitológica, pechos generosos y amplias caderas, combinados con miembros fuertes y musculosos que advierten al extraño sobre sus grandes dotes guerreras. No en vano el mismo Grom Hellscream las describió como "muy altas y muy salvajes". Sus orejas son prominentes, lanzadas hacia atrás de sus cabezas, y el aspecto de sus rostros implica una natural gracia y fiereza, casi altiva. La piel varía en tonos de púrpura y azul, y los cabellos pueden ser plateados, verdes, azules o morados. En los varones no es extraña la barba (otra diferencia con los imberbes Altos Elfos), en especial en los druidas. La mayoría de los elfos nocturnos poseen ojos con iris plateados que brillan a la luz de la luna, pero unos pocos los tienen dorados, signo que indica que ese elfo es adepto al arte del druidismo o que denota que tendrá un impacto importante en la historia de su raza (Aszhara e Illidan tenían los ojos dorados; Malfurion los tenía plateados pero se volvieron dorados al hacerse druida). En general y a pesar de los milenios de edad, todos, varones y hembras, aparentan una proverbial juventud y fuerza.


EdadesEditar sección

  • Adulto: 610 años.
  • Edad Media: 1000 años.
  • Viejo: 1650 años.
  • Venerable: 1800 años.
  • Maxima esperanza de vida: 1805-2000 (e incluso, hasta 2300)

Nota: Hasta hace poco, los elfos nocturnos fueron inmortales, eternamente jóvenes, por la magia que les proveía Nordrassil. El sacrificio hecho por ellos en la Tercera Guerra acabó con esta condición, pero los elfos nocturnos no vieron acelerado el proceso de envejecimiento natural. Por eso, muchos de los elfos nocturnos con miles de años de edad se ven aún, físicamente, como de 20 o 30 años.

Relaciones DiplomáticasEditar sección

Los Elfos Nocturnos son parte de la Alianza, pero no son precisamente los más altamente respetados de dicho grupo. Aunque honorables y justos, por naturaleza, los elfos nocturnos son elusivos y desconfiados en sus relaciones con otras razas. Tienen a ser una sociedad muy cerrada, principalmente por su apariencia mística y naturaleza misteriosa, por lo que la interacción con otras razas mas sociables no es precisamente cómoda.

Sin embargo, los líderes de los Elfos Nocturnos visualizan sabiduría en su alianza con las razas más jóvenes. Estas razas muestran potencial, y por esto mismo, los elfos nocturnos se miran a sí mismos como observadores, como tutores de estas razas, valorando cada paso en busca de posibles errores. Adicionalmente, las otras razas muestran una cualidad que los Kaldorei han perdido a lo largo de los siglos: curiosidad, deseo de aventura. Por eso, entre los elfos nocturnos más "jóvenes", no es extraño que desee aventurarse más allá de las tierras que normalmente han llamado su hogar, en busca de exóticos lugares en distantes tierras (aunque en cierto modo, las demás razas les observan a ellos mismos, sus costumbres y sus tierras como exóticos).

Otro factor que impulsa su participación en la Alianza es la tirante relación con los orcos. Aunque las disciplinas del chamanismo y el druidismo comparten muchas similitudes, después de la muerte de Cenarius a manos de Grom Hellscream durante la Tercera Guerra, muchas centinelas, druidas y guerreros elfos nocturnos entraron en una gran confrontación contra la Horda. Aún así, aún existe un vínculo de neutralidad entre los elfos nocturnos y los tauren motivada por el druidismo practicado por ambas razas, de modo que incluso el Archidruida tauren, Hammul Runetotem, es parte del cerrado Círculo de Cenarius. Además, en la tercera guerra, los orcos comandados por Thrall ayudaron a los elfos nocturnos retrasando a Archimonde a llegar a la cima del monte Hyjal. Así que en parte, Tyrande y Thrall mantienen una pequeña relación.

Elfos Nocturnos ImportantesEditar sección

  • IconSmall NightElf Male Lord Desdel Stareye: Lugarteniente de Kur'talos Ravencrest durante la Guerra de los Ancestros. Tomó el mando tras la muerte de su señor.

Facciones y AliadosEditar sección

Facciones:


Aliados:

Raza jugable Editar sección

Ver: Elfo Nocturno (jugable)

TrivialEditar sección

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio